Telf: 243-3533 / 225-7464

Horario: Lunes a Viernes 9am - 6pm

Pediatría homeopática

El medicamento homeopático en niños se llega a través de los síntomas físicos como: tipo y lugar de sudoración, qué parte de su cuerpo está con mayor calor o frío, sed, costumbres en su alimentación, deseos, aversiones, indigestiones. Cómo duerme el niño, posición, etc.

Los síntomas mentales en estos casos son más carentes, la habilidad queda en el médico homeópata para encontrar el medicamento, la curación es más rápida y efectiva en el caso de los niños. Se puede utilizar en cualquier tipo de patologías.

La aplicación de este gran tratamiento depende mucho de la edad y de los aparatos orgánicos que se encuentran afectados, como es conocimiento de todos los que hacemos homeopatía los valores que se dan en los síntomas mentales son muy importantes, en el caso de los niños donde no existe una adecuada comunicación verbal personal o individual, es necesario que el médico homeópata, debe tener mayor agudeza en la observación de las actitudes del paciente, como sucede en el caso muy exitoso del médico homeópata veterinario.

Se debe percibir en los niños en especial, sus áreas de calor o frialdad, posición en el descanso cuando duermen, deseos particulares o preferencias en su alimentación, actitudes que el niño toma en el momento de la lactancia, transpiración áreas que son más copiosas, olor del sudor, tipo de deposición y orina. Atonía, contracciones, humedades, olor del aliento.

Es de mucha ayuda el conocer a que miembro de la familia se parece el pequeño paciente, lo cual va a ser de mucha ayuda para encontrar el medicamento homeopático. Es importante además los síntomas físicos particulares cuando existe una fase aguda (gripe, diarrea, tos, etc), horarios, tipo escoriación, síntomas mentales que pueden acompañar a los síntomas físicos, niños que cuando están enfermos mejoran cuando se los levanta, cuando se le carga, cuando se le pasea, niños con temores durante la enfermedad, niños inquietos, niños que su llanto puede convertirse en gritos. Como se puede observar es importante la capacidad del médico homeópata en su observación y la interrogación a los padres o personas que están al cuidado de estos niños.

Podemos tomar algunos ejemplos dentro de los principales medicamentos para la especialidad pediátrica:

ACONITUM: (ranúnculacea que crece en las montañas), niños que cuando están enfermos tienen mucho miedo, recién nacidos con asfixia, cianosis, bebes con ictericia ( se ponen amarillos al nacer).

CALCAREA CARBONICA: (carbonato de calcio); lactante apático, letárgico, con reacciones lentas, perezoso para comer, para lactar. Niños gordos, tímidos, flata de rapidez.

CARBO VEGETABILIS: (carbón de madera); niños con muchos gases, flatulentos, sensación de frío extremo. Niños que luego de alguna enfermedad se han quedado como paralizados, sin ánimo.